#FotoSinPíxeles #1


*En esta sección os contaré situaciones que he visto y a las que no he podido sacar una foto*

Un hombre de unos 45 años con gafas de sol y fumándose un habano montado en un 4×4 del tamaño de un camión con la música a tope cuya matrícula decía “Life is good”.

Anuncios

4 cosas que debes saber sobre Montreal


1. Desolés, pero hablamos francés

Montreal es la última gran ciudad hacia el oeste de Canadá de habla francesa. El francés es la lengua principal de la mayoría de sus habitantes, sobre todo en los barrios que más se alejan del centro de la ciudad. Por supuesto, comunicarse en inglés es fácil en casi cualquier entorno en la ciudad, lo que facilita mucho la vida del turista.


2. La ciudad multicultural

En Montreal se juntan todo tipo de nacionalidades y culturas, dada su amplísima oferta universitaria, empresarial, social, cultural, deportiva… Este hecho no solo se puede ver en el Downtown, sino que se da en toda la ciudad y sus diferentes barrios y su periferia.

3. Siempre pensando en la salida

Todas, todas, todas las puertas de todos, todos, todos los edificios en Montreal se abren hacia afuera. Esta información es muy útil si se quieren evitar situaciones embarazosas a la entrada y a la salida de de edificios, tiendas, restaurantes y demás construcción con puertas.

4. Amabilidad amablemente amable

Las personas que habitan Montreal son conocidas en toda Norte América por su amabilidad y sus acogedoras maneras. Aquí os cuento cómo entendí esta fama a mi llegada a Canadá:

Me encontraba en la oficina del banco, preparando gestiones para abrir una cuenta, obtener una tarjeta y demás actividades que se hacen en un banco. Esperaba sentado en unas butacas frente a la oficina en la que me tocaba entrar. En los 6 minutos que pasé me ofrecieron café o té 6 empleados diferentes del banco. Cuando se lo acepté al último, doblegado por la voluntad, otros dos empleados se preocuparon por si me gustaba la calidad y el estado del café.

Buenas primeras impresiones


Va a hacer una semana que llegué a Montreal y, la verdad, los tres grandes ámbitos sociales en los que me voy a mover durante este curso me han sorprendido gratamente.

El primero de ellos ha sido la residencia. Ha sido muy fácil instalarme y empezar a vivir aquí, lo cual agradezco. Creo que no he asimilado del todo que esta vaya a ser mi casa durante 10 meses, aunque ese momento llegará. De eso estoy seguro. He conocido bastante gente, aunque la mayoría se marchará de aquí en Navidades. Aún así son muy buena gente y muy acogedores. A demás ha sido muy fácil congeniar con todos los mexicanos y brasileños que hay en mi planta de la residencia y con los que comparto cocina. No parece que la residencia vaya a ser un problema en mi estancia, lo cual me tranquiliza bastante.

El segundo de ellos ha sido el equipo de rugby con el que he empezado a entrenar. Se llama Rugby Club de Montreal y reúne a unos cuarenta jugadores dos veces por semana en un parque a unos 20 minutos en transporte público de mi residencia. Están preparando una semifinal del campeonato regional de Montreal que será el 10 de septiembre, por tanto me dedico a hacer partidos con ellos en los que ensayan jugadas y movimiento general del juego. Tienen bastante nivel y es muy divertido hacer sus ejercicios, porque se puede experimentar fácilmente con jugadas creativas y ellos son capaces de seguirlas con muy buen olfato.

El tercer y último círculo en el que he entrado ha sido la universidad de McGill. Tuves una jornada de recepción con todos los alumnos que empezamos a estudiar este año en McGill, en la que conocí a un grupo grande de gente de mi facultad. Visitamos toda la universidad y nos dieron bastantes consejos relacionados con los mejores lugares para estudiar, qué es importante de las clases, dónde conseguir el material necesario y demás cuestiones que varían en cada universidad. Me sentí muy cómodo con la visión que nos dieron del curso y me gustó la organización de la universidad. Creo que será un buen año.